martes, 13 de diciembre de 2016

VIERNES DE PRESBICIA Y TÓPO EN ALBACETE




El próximo viernes, día 16, estaré junto al compadre David Trashumante, en Popular Libros de Albacete, guiados y presentados por el hombre que teoriza sobre el desastre, David Sarrión Galdón. Si queréis acompañarnos os esperamos a partir de las 19:15.

¡Venid antes de que los versos nos dejen ciegos!

jueves, 10 de noviembre de 2016

Videobardo nos proyecta. "La máscara del destino" en Argentina!!


El videopoema "La máscara del destino" que junto a Juan Martinez de Medina presentamos al Festival Internacional de Videopoesía Videobardo, ha sido seleccionado y será proyectado junto otras creaciones de autores de Colombia, Slovakia, Chile, Mexico, Brasil, USA, Cuba y Argentina. 
Será proyectado en primer lugar, tras la conferencia sobre Poesía Visual del profesor del Departamento de Artes Visuales Prilidiano Pueyrredón y del Posgrado en Artes Visuales Ernesto de la Cárcova del Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA) Juan Carlos Romero.

Viernes 11 de Noviembre de 16:00 a 21:00 horas
Biblioteca Nacional. Sala Borges
Agüero 2502 - Ciudad de Bs As (Arg)


miércoles, 26 de octubre de 2016

Reseña de PRESBICIA por Ramón Campos, en la Galla Ciencia.

sábado, 22 de octubre de 2016

PRESBICIA de JORGE ORTIZ ROBLA







PRESBICIA
Jorge Ortiz Robla

Baile del Sol, 2016








Los versos de Presbicia exfolian la piel de los días. 
A su contacto, se hace carne lo circular, aquello que transita y vuelve, 
aquello que siempre está, como el ojo que mira y regresa adentro, 
cargado con el rojo rastro de las fronteras que abren heridas y cierran mañanas.

Un regresar, con el cansancio atesorado por los años. 
Un regresar, con lo visto al otro lado, lo roto. 
Un regresar desde la ceguera [¿Has visto?] para volver a prender 
la mirada y aprehender la escucha, incluso contra ese paso que 
pesa en nuestras agujas cargadas de horas. Incluso, contra la propia 
turbidez del cristalino, empeñado en su tejer puntos de vista agotados.

A este lado, sus versos nos llevan más allá de lo textual, 
hasta detenerse en lo diminuto, lo corriente, lo persistente 
en su exacta sincronía de acontecer diario, alimentado 
por ese ruido del grifo abierto en la cocina (cuando) 
era una cascada de nervios.

Al otro lado de lo visto, de nuevo el mundo, dejando atrás 
lo que somos: una circularidad que no se detiene, que nos envuelve y, 
que de tan cerca que nos contiene, ni la vemos. 
¿Será porque vivimos desenfocados de lo más próximo?
Jorge nos regala con Presbicia, una lectura que devela lo velado por la rutina, 
un foco que irrumpe clarividente en el sigiloso poso del fondo de los días.

Deja a sus palabras, deja que entren en tus ojos, / 
que limpien las impurezas, / que se adhieren como polvo a la retina.

                                                                                               
                                                                                                 B. Ramón Campos Barreda



1

Debías haber venido antes,
el mar ya está distinto.

¿Has visto?

Las matrículas de los coches han cambiado
pero sigue siendo la misma ciudad.
Fronteras,
las nuevas fronteras,
pintadas con escuadra con un mapa.
Como una radiación que destruye
un organismo celular.
Como un bisturí que corta
sin importar hacia qué lado de la herida
vamos a sangrar.



PRESBICIA

Hay una gaviota sobre rl alfeizar de la ventana,
abierta.
Ella picotea el silencio,
a  mi me hace pensar.
Algunas noches la electricidad suena como una chicharra
en el enchufe de la mesilla,
cuando cargo mi teléfono móvil.
Es el roce de los electrones y el metal al entrar,
como una tubería vieja.
El corazón de la ballena late lento
como el bostezo de un oso antes de invernar.
En cambio el tuyo se acelera por segundos
mientras te ciñes la ropa interior y me dices,

-Aléjate, de cerca no puedo.
Aléjate, de cerca no puedo,
Ver el dolor-



Ramón Campos Barreda ~RCb~ (Ribarroja d’Ebre, 1959) 
Licenciado en Filosofía por la Universidad de Valencia. 
Actualmente mi actividad principal es ser aprendiz y aprehender 
los entresijos de la vida y las urdimbres de las palabras y 
sus insignificantes, transmutar texturas textuales en 
sonoras ante públicos di-versos, y escribir reseñas 
de libros que me gustan por pura vocación. 
Coordinador del club de lectura Leeyendo de la Avv de Museros (Valencia).
Promotor y coordinador de “Intromisión poética al Mercat”, 
que programa lecturas poéticas, y otras intromisiones, al mercat de 
Mossen Sorell, de València y colaborador de la organización del último 
Festival Vociferio, celebrado en Valencia en junio de 2016. 
Finalista IV Premio de Poesía Asociación Cultural Fractal, 
con Aún tu nombre, poemario de próxima publicación con El Petit Editor. 
Y esto solo es el principio….

Jueves de PRESBICIA & Viernes de SOLEDADES ENCENDIDAS




Este Jueves 27 de Octubre junto a David Trashumante llevaremos a cabo la puesta de largo de mi último poemario PRESBICIA (Ed. Baile del Sol, 2016), para ello nos reuniremos en la Librería Bartleby de Ruzafa en torno a las siete de la tarde, espero podais acercaros para disfrutar de una conversación amena y de una tarde de poesía. 

1

Debías haber venido antes,
el mar ya está distinto.

¿Has visto?

Las matrículas de los coches han cambiado
pero sigue siendo la misma ciudad.
Fronteras,
las nuevas fronteras,
pintadas con escuadra con un mapa.
Como una radiación que destruye
un organismo celular.
Como un bisturí que corta
sin importar hacia qué lado de la herida
vamos a sangrar.




Este viernes 28 de Octubre, tras el descanso estival y el buen sabor que dejó en todos nosotros participar en Vociferio festival de Poesía de Valencia, volvemos al Mercado Mosen Sorell con nuestra Intromisión Poética al Mercat y lo hacemos con un género que nunca había llenado la atmósfera de este espacio; El Haiku, de manos de Gregorio Gregorio Muelas Bermúdez y José Antonio Olmedo López-Amor que nos presentan su libro escrito al alimón, La Soledad Encendida [Editorial Ultramarina Cartonera & Digital, 2015] y compartirán con nosotros el cómo, el cuando y el porqué de las diecisiete sílabas...



jueves, 22 de septiembre de 2016

PRESBICIA: MUY PRONTO




"Presbicia, el libro, un magnífico libro, un libro que retrata de forma nueva, gracias a una poética muy trabajada, lo evidente: la sociedad y el desencanto, la vida y su desgaste, el tiempo y su ceguera."


David Trashumante [Fragmento de prólogo, Presbicia, Baile del Sol, 2016]



miércoles, 14 de septiembre de 2016

Publicado en la revista La Galla Ciencia por Heberto De Sysmo
ISBN: 978-84-942866-3-6
Jorge Ortiz Robla (Las Palmas de Gran Canaria, 1980) es escritor y restaurador de bienes culturales, su inquietud literaria —hasta el momento— le ha llevado a cultivar el relato, el microrrelato y la poesía, y ha demostrado en todos estos géneros una equilibrada destreza, como también, un merecido reconocimiento. Y es que este autor canario se mueve excelentemente en las distancias cortas; motivo por el cual me atrevo a vaticinar que no tardará en abordar, como género más de su bibliografía, el aforismo.
La simetría de los insectos, publicado por Lastura, ya va por su tercera edición, ocupa el número diecinueve de su colección Alcalima de poesía, y cuenta con el valor añadido de Joaquín Pérez Azaústre, cuya signatura esplende en un acertado prólogo como pretexto a los poemas.
Muchas son las percepciones que se avienen tras la lectura de este poemario, la poética de Ortiz Robla invita a ello. Comenzaré diciendo que nos encontramos ante una obra muy madura que no responde a esa fragmentación del hielo a que acostumbran las primeras obras de un autor; por el contrario, el poeta afincado en Catarroja (Valencia), con este libro no comienza a levantar del suelo su bibliografía poética, sino que ahonda en la tierra para cimentar en ella la sólida base que soportará todo el peso de su futura estructura.
La economía lingüística es otro rasgo en el estilema de Ortiz Robla, los poemas son —en general— breves, lo que no evita que en poco más de trescientos versos su autor componga su particular decálogo poético, un manifiesto que nos lleva a otra apreciación sobre su poesía, lo humanístico.
La simetría de los insectos se divide en seis apartados, cada uno de ellos compuesto por un número diferente de poemas a los que, por lo general, se suma un texto breve cuyo epígrafe es “Cuaderno de bitácora”, este elemento literario, histórico cuaderno de sucesos del navegante, compone aquí su particular doble lectura, ya que, mientras los poemas divagan acerca de preocupaciones existenciales, antropológicas y metafísicas; los cuadernos de bitácora parecen narrar la historia paralela de un prestidigitador a la deriva que culmina su periplo marino —invadido de recuerdos—, divisando tierra.
Aunque el amor sea el pretexto e hilo conductor de todo el libro: Ese es nuestro fin, buscar siempre nuestra otra mitad. Un amor al que se invita: Mi corazón, una puerta abierta, / de par en par. Un amor al que se recuerda:Cómo no recordarte, / cómo no imaginar tu cuerpo / apoyado en la mesilla / proyectándose hacia afuera; Ortiz Robla, con esta obra se adscribe a la corriente posmodernista, demuestra ser un poeta de su tiempo, su discurso es actual, como también sus modos, aunque en su caso se encuentra más cerca del irracionalismo y la elipsis, que al culturalismo o hermetismo. Su palabra, indagadora, en verso libre y blanco, también se acoge a los postulados del criticismo, todo es cuestionable, no a la indiferencia, por ello, en ocasiones, el poemario adquiere tintes de poesía social.
Uno de los temas centrales en los “poetas posmodernistas” es la descripción del mundo inmediato frente al cosmopolitanismo modernista. Los nuevos poetas centran su atención en lo cercano —no en lo exótico—, y en lo cotidiano —como símbolo de lo universal— encuentran la metáfora perfecta. El enclave escénico de La simetría de los insectos es urbano, a él responde toda la iconografía de sus imágenes: Llegar a casa y buscarte en Google Earth, // […] otra vez mi reflejo / en la profundidad lacónica del metro. Y es precisamente en esa tesitura, inconformista y contemporánea, donde el poeta encuentra su mejor versión: Amo las bolsas de los supermercados / y detesto las de las tiendas caras. / Su rugosidad / sus asperezas / sus asas de cuerda, que me recuerdan a una soga. / La hondilla que esposa el consumismo / a nuestras muñecas. La poética de Ortiz Robla arremete sin tapujos contra la burguesía y el capitalismo, su conciencia liberal y filosófica no comprende a una sociedad tecnócrata donde la única estabilidad la otorga el dinero: Asegurarse un plato caliente / con un máster en riesgos laborales. / Asegurar el aparato de los dientes, / la maleta, el Ipod y el coche. / [Como si eso fuera la vida].
La postmodernidad es un período que problematiza los discursos totalizadores procedentes de la idea de progreso basada a su vez en la idea de la razón ilustrada. El racionalismo se convirtió en una sucesión de dogmas malheridos que desembocaron en el totalitarismo, por lo que el poeta posmodernista está obligado a ser expeditivo y voluntarioso, razones por las cuales algunos se radicalizan. No es el caso de Ortiz Robla, quien con equilibrada técnica transita diversos géneros, senderos y ámbitos morales sin caer en ningún momento en la caricatura, la parodia o el esperpento.
Algunos de sus poemas podrían considerarse aforismos, tanto por su brevedad, como por su dosis reflexiva: Intentar labrarte un futuro. / [Y que la tierra que sacas se convierta en fango, / y arenas movedizas]. O este otro: Tu cuerpo es la solapa del libro / que se escribe / dentro de ti.
Así culmina el tercer acto de una historia de amor: Después llegaron las rarezas del sexo, / la manera de esconderse entre los cojines y la cama / y decidir follarse / entre las plumas y la lycra / de su descanso. Realismo que lo acerca a la concepción poética de Pablo García Casado, poeta admirado al que homenajea en una de sus citas.
El amargo escepticismo —síntoma del fin de la modernidad— choca contra el neovanguardismo formal y surge la duda, la incertidumbre óntica que criminaliza a la certeza: Nadie sabe lo que es en verdad el hombre, / nadie sabe, / nadie conoce, / nadie desbrizna la pauta. // […] pero lo que no es, / bien, / bien, / lo conocemos.
Sin duda, a Jorge Ortiz Robla le espera una interesante carrera literaria, en breve verá la luz su segundo poemario que llevará por título Presbicia y será editado por la editorial tinerfeña Baile del Sol; un  trabajo al que deseo tenga un largo recorrido.
jorge ortiz robla blanco y negro
Jorge Ortiz Robla

lunes, 27 de junio de 2016

AHORA SÍ, ATORMENTAROS


Desde vuestros sillones,
desde vuestro enfado y absentismo,
desde vuestra jornada de dos horas
            o vuestro paro prematuro.

Desde vuestro banco favorito
ante el que la vida desfila
            como un ser desconocido.

Desde vuestras terrazas,
mientras respiráis tranquilos
            ante el peligro comunista.

Sacad vuestras figuras de swarovski de nuevo a relucir,
echad la culpa al más cercano,
quejaros de Acuamed, de la Púnica,
la caja B o la Operación Taula.

Cerrad los ojos y soñad que ganaremos al fútbol.
Recordad la sanidad, la educación,
la ley mordaza
y olvidad vuestras pensiones,
            el orgullo de España.

Y ahora sí, atormentaros

como si no hubieseis podido votar.

Jorge Ortiz Robla